La bachata local necesita arreglos de gente joven

Mientras la bachata de Romeo Santos y Prince Royce sube como la espuma, y rompe los estándares internacionales, aquí los “viejos robles” del ritmo de amargue lucen un poco apagados.

Esa fiebre de bachatas que hace algunos años se sentía en el país parece haberse ido de paseo y la plaza ya empieza a sentir este vacío.

Para el arreglista y pianista Robison Hernández, uno de los responsables del éxito del disco de Prince Royce, el problema se debe a que muchos bachateros locales no se dejan manejar, ni mucho menos dirigir por jóvenes arreglistas que son los que están haciendo bachata que conecta con el público actual.

No quieren innovar

Según sus palabras, a los bachateros establecidos les hace falta que se dejen manejar, que admitan que necesitan a su alrededor gente que sepa del negocio.

“Para ponerte un ejemplo, hay artistas internacionales que son mayores y su música suena actual y muy joven, como es el caso de Sting y Elton John, pero estos artistas tienen como arreglistas a muchachos jóvenes que están sintonizado con la actualidad”, explica el músico.

Se dejan llevar

Hernández agrega que Mariah Carey y Celine Dion tienen directores de voces que son ‘muchachitos’ que les dicen en qué tono deben ir a la hora de interpretar un tema.

“Tú te imaginas que yo le diga a Anthony Santos o Frank Reyes que están cantando mal, o que necesitan coger clase de canto, eso es imposible, no hay quien se atreva, ni ellos aceptarían que alguien les diga qué hacer”, agregó.

De ahí que piensa que si no se le pone atención a esa parte serán pocos los que se irán al estrellato internacional y los establecidos se quedarán haciendo la misma bachata y ocupando menos espacio en las emisoras.

Para él los artistas se manejan como Anthony Romeo Santos, quien anda siempre con su director de voces, que es quien lo va dirigiendo en cada concierto.

Aquí no se dejan guiar

Otro de los datos que reveló sobre algunos bachateros es que ellos cuando se auxilian de un muchacho joven se sientan en el estudio con él y allí van dirigiendo las grabaciones, hasta que al final queda la misma bachata de siempre.

“No se dejan guiar, se piensan que lo saben todo, cantar, administrar, arreglar y dirigir”, comentó el joven músico que es buscado para ir a Miami a arreglar temas.

Alertó a esos bachateros que sus carreras se están durmiendo a que se dejen asesorar y manejar y que crean en el talento joven, que no miren la edad de un músico que entienda que hay que buscar sonidos y colores nuevos para conectar con la actualidad.

Fuente:El Día.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *